Skip to main
PublicCloud

Nube pública

¿Qué es la nube pública?

La nube pública es una plataforma de computación en la nube que permite a los proveedores ofrecer servicios a múltiples clientes a través de Internet pública. La nube pública implica que los proveedores pongan los recursos a disposición a través de entornos de tenencia múltiple. Esto significa que crean un conjunto compartido de recursos virtuales a los que los clientes pueden acceder a través de interfaces de autoservicio.

El modelo de computación en la nube pública permite a los usuarios acceder a una amplia gama de recursos, desde aplicaciones y máquinas virtuales hasta plataformas de desarrollo e infraestructura empresarial, a través de Internet pública. Las soluciones modernas en la nube pública proporcionan recursos a través de una combinación de entornos que ofrecen un mayor rendimiento y seguridad, aplicaciones de alta disponibilidad, infraestructura, servicios y mantienen los costos bajos.

Los recursos en la nube pública suelen estar disponibles sobre una base de pago por uso. Otros servicios pueden ser gratuitos o venderse en un modelo basado en suscripción. Algunos ejemplos comunes de la nube pública incluyen servicios como Amazon Web Services, Gmail, Google Drive y Hotmail.

¿Cómo funcionan las nubes públicas?

Las nubes públicas funcionan virtualizando recursos en grupos compartidos a los que pueden acceder los clientes. Un proveedor de nube pública aloja recursos de TI en grupos escalables y bajo demanda a los que los clientes pueden acceder a través de Internet o redes dedicadas. Proporciona la infraestructura de TI necesaria para alojar e implementar recursos en la nube, junto con servicios y herramientas que ayudan a las empresas a gestionar sus aplicaciones en la nube, como el almacenamiento de datos, la supervisión y la seguridad.

Hay tres tipos de modelos de prestación de servicios en la nube pública:

  1. Infraestructura como servicio (IaaS):IaaS es el modelo de nube más práctico que las organizaciones pueden elegir y ayuda a controlar y mantener sus recursos. Iaas ofrece soluciones como almacenamiento de datos, redes, servidores y virtualización a los clientes. Los clientes pueden acceder a toda la capacidad de almacenamiento de datos o de computación que necesiten, pero tienen que ejecutarla en su propia plataforma de software.
  2. Plataforma como servicio (PaaS):La PaaS implica que los proveedores de la nube entreguen toda una infraestructura en la nube y una plataforma de software a los clientes. Los datos, las redes, los servidores y la virtualización de la infraestructura se proporcionan a través de una plataforma compuesta de sistemas operativos, tiempo de ejecución y middleware. Este enfoque elimina la complejidad y el costo de construir y mantener una infraestructura de TI local.
  3. Software como servicio (SaaS):El SaaS implica que los proveedores entreguen y mantengan aplicaciones y la infraestructura en la nube que las respalda a través de portales web. SaaS es la solución en la nube pública más popular, ya que elimina el arduo trabajo de administrar y ejecutar aplicaciones y garantiza que las organizaciones no tengan que almacenar datos de aplicaciones en discos duros locales.

¿Cuál es la diferencia entre la nube pública y la privada?

La diferencia fundamental entre la nube privada y la nube pública es que los recursos en la nube pública están alojados por un proveedor externo, mientras que los recursos en la nube privada están alojados internamente por una organización.

Un modelo de nube privada requiere que una organización invierta en el equipo y el hardware necesarios para construir y mantener su infraestructura de TI. Un riesgo común con este enfoque es que si se reduce el uso, la organización está llena de recursos costosos y hardware no utilizado o infrautilizado. Sin embargo, el modelo de nube privada suele ser utilizado por empresas que necesitan almacenar datos altamente confidenciales o cumplir con normativas federales y estatales sobre el control de datos.

¿Cuál es la diferencia entre la nube pública y la híbrida?

La diferencia entre las opciones de nube híbrida pública-privada es que la nube híbrida combina el uso de servicios en la nube pública y la nube privada. Una nube híbrida permite a las organizaciones aprovechar las ventajas de ambos modelos y elegir entre los dos en función de sus requisitos específicos. Por ejemplo, un enfoque híbrido ofrece a una organización la opción de almacenar sus datos más confidenciales en una nube privada mientras traslada otra información a la nube pública.

Ventajas de la nube pública

Las ventajas más significativas de la nube pública incluyen ser flexibles y escalables, lo que es ideal para las organizaciones que necesitan ser flexibles a las cambiantes demandas de carga de trabajo. El modelo de la nube pública también es muy eficiente, ya que permite a los clientes pagar solo por los recursos que realmente utilizan y, lo que es igualmente importante, no pagar por los recursos que no utilizan. Otras ventajas rentables incluyen la eliminación de la necesidad de adquirir infraestructura y hardware de TI.

Entre las ventajas adicionales de los servicios en la nube pública se incluyen:

  • Acceso a nuevas tecnologías:El uso de la nube pública ofrece a las organizaciones acceso a nuevas tecnologías y avances de software tan pronto como estén disponibles. Operar una nube privada podría hacer que estos nuevos servicios fueran demasiado caros para obtener acceso de inmediato.
  • Niveles de escalabilidad ilimitados:La nube pública permite a las organizaciones ampliar y reducir su capacidad y recursos en la nube para satisfacer los picos de tráfico y los cambios en las demandas de los usuarios.
  • Mayor flexibilidad:La naturaleza escalable de la nube pública permite a las organizaciones la flexibilidad de almacenar y acceder a grandes volúmenes de datos. Esto es ideal para hacer copias de seguridad de aplicaciones y datos para prepararse para eventos desconocidos como emergencias o cortes de suministro.
  • Mayor disponibilidad y redundancia:Las organizaciones pueden obtener una mayor disponibilidad y redundancia en función de las ubicaciones en la nube de su proveedor. También pueden garantizar que los usuarios finales obtengan una conectividad más rápida a los servicios en la nube a través de las interfaces de red de su proveedor.